Los ojos de un animal tienen el poder de hablar un gran lenguaje (Martin Buber)